No. Un implante dental no duele

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Un implante dental no duele

La pérdida de una pieza dental es un problema que puede afectar tanto a la estética como a la salud de las personas. No solo va a impedir sonreír con seguridad, sino que también puede ocasionar la caída del resto de los dientes o dar pie a sufrir problemas digestivos o enfermedades de las encías, entre otras. Como puedes observar, las razones para reemplazar dientes perdidos no son pocas, ya que la caída de dientes está estrechamente relacionada con varias patologías.

Entonces, si esto es así, ¿por qué las personas que han sufrido la pérdida de un diente o varios son tan reticentes a acudir a la consulta de un dentista? La respuesta a esta pregunta es bien sencilla.

Por un lado tenemos el coste económico de la consulta, a el cual como en todo tratamiento médico que se precie hay que hacer frente.

Y, por otro, el temor generalizado a los implantes dentales. Un miedo infundado principalmente por el desconocimiento social que todavía existe entorno a este tipo de intervenciones dentales.

Un implante dental no es doloroso

La gran mayoría de las personas creen que un ponerse un implante dental es un procedimiento doloroso, que le ocasionará molestias durante la intervención y el postoperatorio. Sin embargo, esto no es cierto y te vamos a explicar porqué la colocación de implantes dentales no duele.

Un implante dental es una raíz artificial que sustituye a la raíz natural del diente perdido. La colocación de esta raíz se realiza gracias a un procedimiento rápido y sencillo. De hecho en las clínicas más avanzadas ya se usa una cirugía guiada en 3D de la mandíbula que facilita la colocación precisa del implante al especialista. Al mismo tiempo que permite poner una prótesis sobre unos implantes que no se mueven y permiten masticar, sonreir y hablar con total seguridad.

En aquellos casos en los que el paciente dispone de suficiente hueso dental y tiene unas encías sanas, la cirugía de implantes dentales es completamente indolora. Tengamos en cuenta que el hueso dental cuenta con muy pocas terminaciones nerviosas, lo que hace que la colocación del implante pase prácticamente inadvertida.

A todo esto hay que sumar que durante la intervención el paciente no siente dolor alguno porque, obviamente, y al igual que en otros procedimientos médicos, se usa anestesia para que la zona a tratar esté completamente dormida.

Es más, y a petición del paciente, este podrá decidir entre los diferentes tipos de anestesia para implantes dentales: anestesia local o sedación consciente.

Postoperatorio de un implante dental

Cuando un paciente acude a una clínica para hacerse un implante dental y sus circunstancias son especiales, es decir, tiene poco hueso en el diente y requiere un implante sin hueso dental -es necesario aumentar el hueso o la encía con un injerto- o se hace más de un implante en una sesión, hay más probabilidades de que el postoperatorio aguarde algunas molestias.

Estas leves molestias suelen notarse al cabo de 24-48 horas tras la cirugía. Transcurrido este tiempo puede aparecer algo de inflamación. Lo normal tras una intervención de este tipo. Cualquier tipo de efecto remitirá en menos de una semana.

No obstante, es conveniente saber que cualquier tipo dolor que surja, por muy leve que sea, siempre podrá reducirse con analgésicos o antiinflamatorios.

Por último, y una vez que se haya hecho el implante, es muy importante seguir todas la recomendaciones del dentista durante la postcirugia de unimplante dental para un correcto mantenimiento de los dientes fijos, además de tener muy en cuenta acudir a las revisiones periódicas que nos indique el especialista.

Pedir cita gratis en Clínica Molina Dental Lepe Huelva e Isla Cristina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email